La capital lucense es como un pequeño tesoro urbano, oculto detrás de su muralla y lleno de magníficas sorpresas que se esconden entre las esquinas de sus calles antiguas.

Raymond Carr